Humedal del Arroyo Maldonado

En Uruguay los humedales ocupan el 12% del territorio nacional. Los humedales son ecosistemas cada vez más valorados en el mundo por su contribución a la vida en el planeta ya que son claves para la vida, por los servicios que brindan: filtran el agua, recargan los acuíferos, y son el hogar de más de 40% de las especies del mundo.

Además, protegen contra la erosión, controlan las inundaciones y aportan al desarrollo de actividades productivas. En nuestro país, los humedales son sitios de gran relevancia para la producción de alimentos, como peces y cultivos bajo inundación (como el arroz).

En las zonas anegadas, abundan los conocidos como cangrejos granulados -de varios tonos- y los cangrejos violinistas, que se destacan por sus pinzas. También habitan flamencos australes y gaviotas cangrejeras, ambas especies en peligro de extinción, entre otras.

Uno de los aspectos que confirma la importancia estratégica del humedal, es que cumple la función de filtrar un importante porcentaje de la contaminación que genera el desarrollo del entorno (Punta del Este, La Barra, Manantiales y la capital departamental hacia el Norte y el Oeste del arroyo).

La acción «filtradora» del humedal es considerada vital, además de destacarse su relevancia en la recarga de acuíferos, en la mitigación de tormentas, en la estabilización de las costas, el control de la erosión y la retención de carbono, nutrientes y sedimentos.

Estudios realizados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), llegaron a algunas importantes conclusiones: las turberas (tipo particular de humedales) tienen una mayor capacidad de captura de carbono que los bosques, por lo cual pasan a tener una importancia fundamental en la conservación ambiental y frente a la modificación del clima.

El arroyo Maldonado es el único del departamento que integra la cuenca Atlántica como tributario directo, recorriendo de Norte a Sur casi la totalidad de la extensión del departamento, cuyo humedal tiene una extensión lineal de 25 kilómetros, definido en dos tramos.

Proteger los humedales es una necesidad mundial, que va más allá de gestionar actividades turísticas o productivas

Fotografías: Juan Amorim

 

EcosAC desde 1994 promoviendo el Desarrollo Sustentable